Así fue mi depresión postparto

Hola,

Quise escribir este post a raíz de las tristes noticias en donde personajes famosos y queridos por todos se han quitado la vida a causa de la depresión. Ya es hora de que dejemos los tabúes a un lado y empecemos a hablar de este tema de frente y sin prejuicios. Y que entendamos de una vez por todas que la depresión nos puede atacar a todos sin importar religión, nivel educativo o estrato. Es una realidad, es una enfermedad y puede que tu también la hayas sufrido en silencio.

_depresion_postparto

Antes de contarte mi caso en particular quiero citar la definición de depresión: “La depresión es una ENFERMEDAD, que se caracteriza por un trastorno en el estado de ánimo. Sus principales síntomas son: tristeza, incapacidad para disfrutar, baja autoestima, sentimiento de culpa y abatimiento”

Ahora si, está es mi historia..

Todo empezó con mi embarazo, un embarazo planeado, sano y afortunado. Todo iba muy bien, pero empecé a sentir como una pérdida de identidad. De un momento a otro mis temas de conversación con otras personas fueron migrando a todo lo relacionado con mi barriga, el sexo del bebé y los meses de gestación. Empecé a extrañar otros temas, otras cosas que se relacionaban más conmigo que se fueron olvidando poco a poco. Sin embargo creo que por toda la agitación que trae un bebé lo dejé pasar sin atención, sin saber que por ahí se iba creando un conflicto. También noté que de un momento a otro empecé a inclinarme por usar prendas de color gris, a tal punto que un 90% de mi vestuario se tornó de ese color. Simplemente le eché la culpa a la poca ropa que conseguí durante el embarazo.

Cuando nació mi bebé, todo fue normal, nació sano, no me dolió y en término generales todo salió bien. Pero al llegar a casa empecé a sentir una sensación de vacío que me asustó. Se sentía como un dolor en el alma, un dolor emocional que nunca en mi vida había  experimentado y el miedo.. El miedo a quedarme sola, a que mi esposo me abandonara, a quedarme sin nada. Lloraba sin parar a pesar de la alegría que produjo a mi alrededor un nuevo integrante en la familia.
Busqué explicaciones, le pregunté a varias personas y no encontraba respuestas. No sabía lo que me estaba pasando hasta que hablé con una amiga y me explicó que eso se llama el ‘baby blues’. Dos semanas de tristeza que generalmente se producen después del parto. Ella me explicó que sintió lo mismo y eso fue en su momento un gran consuelo para mi. Busqué en internet y encontré más explicaciones a lo que sentía y me tranquilicé hasta que la sensación de vació desapareció.

Sin embargo lloraba..
Me miraba en el espejo y no me reconocía.
No me reconocía en este nuevo rol de madre. No encontraba mi papel en la sociedad con esta nueva identidad. Sentía que ya no vivía mi vida sino la de mi hijo. Me sentía muy lejos de ser yo misma y esto era solo el principio.
A raíz del nacimiento del bebé ocurren muchas cosas que son comunes, la falta de sueño, el cansancio  y el aislamiento social. Me encontré muy sola dentro de mi círculo social, aislada y olvidada por mis viejas amistades.

Empecé a sufrir la maternidad, a tener miedo de todo y por todo. Sentía muchísima ansiedad cuando me quedaba sola con el bebé y un sentimiento de culpa se apoderó de mi cada vez que quería hacer algo sin el bebé. Trabajar se convirtió en un problema, ir al supermercado o a un chequeo médico. No quería separarme de mi hijo, pero me sentía ansiosa y con miedo cuando estaba cerca de el. Dejé de disfrutar la vida, no quería lidiar con nada y sentía que había estropeado mi vida en un camino sin retorno.

¿Suena horrible verdad?

Lo peor de todo y la razón por la que quise compartir esta historia es porque buscando respuestas hablé con muchas amigas, con mi mamá y muchas otras mujeres que me contaron que sintieron cosas similares, incluso mucho peores y nunca consultaron. Me decían, “si, la depresión que a uno le da después del parto es horrible, acabó con mi matrimonio”  o “no sabía por qué lloraba tanto, me sentía terrible, pero es normal, no?

No, no es normal.

No es normal que no consultemos, no es normal sentirse así y si todo el mundo te dice que es normal, para ti, no lo es y no lo será nunca.

Cuando realmente me di cuenta de que esto no era normal decidí buscar ayuda y aquí me llevé una gran sorpresa. Conseguir psiquiatras con citas pronto puede ser toda una odisea. Llamé a unos seis que conseguí en mi guía médica y me daban cita para dentro de un mes o mes y medio. Al final conseguí una muy buena por referencia de una amiga, pero no tiene convenio con mi seguro de salud, entonces tuve que pagar el tratamiento por mi cuenta.

A los 4 días del tratamiento me empecé a sentir mucho mejor.
A los 20 días empecé a sentirme yo nuevamente.
A los 30 días empecé a disfrutar de mi maternidad, de mi hijo y a dejar entrar el amor de ser mamá a mi vida.

Mirando este tema en retrospectiva, no entiendo por qué me aguanté tanto tiempo, consulté cuando ya llevaba ¡seis meses! seis meses, sintiéndome infeliz. Seis meses que nunca debieron ser así, si alguien me hubiera dicho antes que lo que estaba sintiendo era depresión post parto. Que no era normal y que debía consultar.

La salud mental es tan importante como la salud física. Y ya es hora de que empecemos a prestar atención. Si se te parte una pierna o te duele la cabeza ¿vas al médico y consultas verdad? Entonces ¿por qué cuando sentimos depresión no consultamos y decidimos aguantarnos como si fuera algo normal? Ya es hora de parar el tabú de la sociedad que piensa que estos temas deben quedarse en casa y en lo más intimo del hogar. Debemos hacerle frente a este problema,  No más suicidios, no más muertes tempranas por causa de una ENFERMEDAD que se puede tratar y puede salvar muchas vidas.

Te invito a que si estas teniendo alguno de los síntomas que describí arriba, consultes, busques ayuda y no te quedes esperando a que pase.

Cual fue su experiencia cuando tuvieron a sus bebés? Déjenlo en los comentarios!

En memoria de:

Maria Paula Aristizabal, Poly.

Robin Williams

Chris Cornell

Chester Bennington

Anthony Bourdain

Kate Spade

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *